Mi perro no viene cuando lo llamo

7 comentarios en “Mi perro no viene cuando lo llamo”

  1. Me parece que lo has clavado!!! Totalmente de acuerdo contigo. Así es como trabajamos nosotros la llamada con nuestro podenquito, usamos una correa larga si esta en zona abierta, así si la echas al suelo siempre puedes pisarla y pillarle, y en cuanto se acerca FIESTA!!! Yo le suelo recompensar con un juguete suyo que le gusta y jugando con el, la comida le tira demasiado así que solo la uso para ejercicios de habilidad y de olfato (busca un algodón con una esencia y cuando lo encuentra le toca una chuche). Llevamos trabajándola desde que le adoptamos y todavía no podemos dejarlo suelto, así que mi consejo es la PACIENCIA. Les tira mucho el rastrear y el correr, se centran tanto que dejan de hacernos caso, por eso hay que trabajarlo mucho.

    Me gusta

    1. ¡Qué bien Ainice!
      Me alegra mucho tu comentario y ver cómo trabajáis con vuestro podenquito. Es fantástico que le hagáis juegos con el olfato, porque es un sentido que ellos tienen muy desarrollado, y además así trabajan el cerebro. Y hay que trabajar como vosotros, siempre con refuerzo positivo, paciencia y actitud. Es a lo que mejor responden los perros en general y los podencos en concreto. Y, claro, con seguridad. No podemos olvidar que son perros que llevan la caza a flor de piel y cuando se cruza un conejo y echan a correr se vuelven sordos 😉 Así que, como dices, seguridad y paciencia y no dejar de trabajar. Yo al principio no tenía ninguna zona acotada cerca así que pedí permiso a los vecinos para soltarla en la pista de tenis de la urbanización en invierno. Muy majos ellos, me dejaron. Claro que con esas orejitas mi Ágata se los tenía ganados…. Enhorabuena por vuestro trabajo y gracias por compartir vuestra experiencia!

      un abrazo

      Me gusta

  2. Hola!! Te sigo desde hace uno meses, y estoy totalmente de acuerdo con tus consejos. Muchas gracias por compartirlos! Tengo un podenquitode 6 meses, que lleva 3 conmigo, y casi desde el principio pude soltarlo con esas técnicas. A veces se «pierde» un poco olisqueando, pero en general muy bien. Lo que si me gustaría saber es como conseguir que pierda miedo a la gente, porque su reacción es evitarla y huir, a veces se acerca a oler, pero en general es muy huidizo, e incluso en ocasiones si se acercan un poco más brusco o por sorpresa, ladra. Qué me aconsejas?? Muchísimas gracias!!

    Me gusta

    1. Hola Iria!
      En primer lugar, no te preocupes, lo que me cuentas es bastante frecuente. Además tu podenquito es joven y aún lleva poco tiempo contigo. Es normal que tenga miedo a algunas cosas, y es algo que se puede trabajar. Recuerda también que, aunque hay podencos hipersociables, otros no. Por lo general son curiosos, pero desconfiados con desconocidos. Así que tampoco esperes, por mucho que trabajes con él, que salte en brazos del repartidor de comida a domicilio. Que igual llega a ese punto, pero no es lo más frecuente.
      Eso sí, hay que trabajar los miedos. Y hay que intentar ayudarle a que no tenga miedo a la gente. A mi con Ágata y sus miedos (incluido el miedo a las personas) lo que mejor me ha funcionado es intentar evitar una inmersión directa y hacerlo muy poco a poco. Un ejercicio que me funcionó muy bien fue buscar un supermercado, acercarnos después de un largo paseo, y intentar quedarnos a una distancia a la que ella se sintiera cómoda. Poco a poco (con el paso de los días) fuimos acortando la distancia hasta estar casi en la puerta. Pero sin forzar. Sin que se pudiera muy nerviosa. Cuando ella miraba a alguien (antes de ladrar) yo le decía ¡muy bien! y le cascaba un premio. Como digo, antes de ladrar, o estaría premiando su ladrido. Tal y como yo lo hacía, ella asociaba ver a alguien con algo agradable. Además, al desviar su atención con el premio, no llegaba a ponerse a la defensiva. Puedes hacerlo con premios, mimos, un juguete… algo que le agrade. Y sin forzarla.
      Y no lo regañes. Piensa que es miedo. No le estás regañando por ladrar sino por tener miedo. Y verte a ti alterada no le ayudaría a estar tranquilo. Cuando se asuste o ladre, intenta desviar su atención, que se pare y se tranquilice y luego seguís caminando.
      Mientras, pues intenta que no llegue a sentirse amenazado. Si hay un grupo grande de gente rodealo en vez de atravesarlo, si alguien viene caminando solo de frente (para los perros una sola persona de frente es más amenazante que un grupo) dale espacio….
      Y mientras trabajas, pídele a la gente que no lo agobie. Que lo ignore, que no le mire y no le hable. Que no te de vergüenza. Ya se acercará si quiere.
      Poco a poco, con constancia y con calma ya verás como mejora.

      Ya me contarás. Un abrazo!

      Me gusta

      1. Muchísimas gracias!! Probaré tus trucos, ya te contaré cómo vamos! No aspiro a q sea un perro pegajoso con los desconocidos, pero por lo menos, que no pase miedo, porque me da muchísima pena verlo así… Así que seguiremos mejorando, con paciencia y calma, como siempre 😉 Gracias!! Un abrazo!!

        Me gusta

  3. Hola,
    hace mes y medio adopté una podenquita de diez meses, y estoy sorprendida porque cuando llegó pensé que era autista y sorda y ahora se ha transformado en una perrita alegre y bastante obediente. Ya he podido soltarla por el campo, siempre lejos de una carretera. No es nada escapista aunque su raza de caza tira mucho de ella y suele ir siempre lejos de mí pero cada poco me busca y viene a la velocidad del rayo.
    La llamada la hemos trabajado muy bien en casa y en espacios cortos y ya no hay problema.
    Sin embargo cuando está en el campo entretenida es más difícil porque es una perrita que no tiene demasiado interés por la comida lo que incluye las golosinas, las salchichas etc. He probado con varias cosas y nada le gusta en especial. Es más el otro día la llamé y vino pero cuando la quise premiar con una galletita de perro, no la quiso y volvió a su rastreo.
    Me gustaría saber qué se hace cuando un perro es inapetente. Ella come su pienso pero a ratitos. Nunca expresa interés especial. Y ella está bien, es decir, es alegre, bastante cariñosa para ser una podenca que son tan independientes y corre y salta como la que más. Pero lo de comer es como una obligación. Me gustaría encontrar algo que le encantara para poder reforzar la llamada a larga distancia pero no sé que darle. Yo la hablo y salto, hago como que quiero jugar y eso a veces vale pero otras no.

    Muchas gracias

    Me gusta

    1. Hola Ana, qué suerte ha tenido tu podenquita de haber encontrado un hogar. Me encanta que se haya adaptado tan rápido y que estés tan contenta.

      Llamada a larga distancia. Es bastante normal. Cuantas más distracciones más difícil es para los perros venir cuando los llamamos. Y los podencos tienen un rango bastante amplio. Me explico: Mi labrador, cuando van sueltos, corre en círculos a mi alrededor pero rara vez lo pierdo de vista, no tengo ni que llamarlo. Y si no lo veo y lo llamo viene en seguida. No se va lejos y siempre responde. Ágata sin embargo, aunque también viene tarda más y se aleja mucho más. Estoy segura de que ella sabe dónde estoy yo. Pero yo no sé siempre dónde está ella. Cuando va conmigo suelto mi labrador va muy cerca de mi. Delante por lo general pero muy cerca. Ágata va en paralelo y a bastante más distancia (¿Así cubrimos más terreno?)

      Si se ponen a perseguir un conejo, el labrador va a estar un rato pero tampoco mucho detrás. De momento no ha cogido ninguno. Los persigue, corretea, olfatea, y al poco vuelve. Ágata pasa mucho más rato, sigue el rastro, si lo pierde, vuelve al punto donde lo vio y sigue. Y si encuentra la madriguera puede estar facil 20 minutos sentada en la puerta o de una salida a otra a ver qué se cuece. A ella el instinto le tira cosa mala.

      Y esto le pasa a muchos podencos. Se vuelven un poco sordos. Y la comida a veces funciona, pero otras, ni el bocado más suculento puede competir con el instinto.

      Por supuesto la llamada se puede trabajar, y se debe. Y la comida puede ser una ayuda.

      La mía tampoco es muy glotona, y el pienso le da bastante igual. De hecho mis dos perros tienen un solo comedero con pienso siempre y comen solo de vez en cuando, no se atiborran (y te aseguro que es del bueno).

      También es verdad que yo dos veces al día, después de los paseos largos, les doy comida de verdad y, claro, no hay comparación. Esa le encanta a los dos. Pero tienen gustos muy distintos. Te lo digo porque dependerá de lo que le guste a tu podenca. Hay mucha comida que los perros pueden comer pero depende de sus gustos y tolerancias, que, como las personas, no todo les sienta igual de bien.

      Podías probar con pollo cocido o con trocitos de hígado (en este caso con mesura, tampoco conviene que coman todos los días mucho), trocitos de jamón york (que no lleve lactosa) o pavo que tiene menos sal y menos grasa…. Pero aquí nos contaba una chica, por ejemplo, que su podenca se pirra por la zanahoria cruda (la mía ya te digo que no).

      El pollo cocido sería muy raro que le sentara mal y tal vez le interese más que una galleta de perro. Sería mi primera opción.

      Prueba cosas. Recuerda que los perros pueden comer casi de todo (salvo cebolla, chocolate y dulce, pepitas de manzana, tomate y alguna otra cosilla), que pueden comer verdura cruda aunque no la digieren igual de bien que cocida, por lo que es mejor no abusar, que pueden comer carne pero que no tenga mucha grasa (cocida mejor) y otras partes como higado, sesos, o casquería también (pero sin abusar y cocido).

      Ya nos dirás si encuentras algo infalible!

      Un abrazo desde el Sur

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s